Cinco cuentos de horror

Cuando despertó, su bebé ya no estaba ahí.

***

Al verse en el espejo, gritó.

***

Al contacto de la primera puñalada, descubrió que no era una pesadilla.

***

No podía dormir: había muerto.

***

No estaba solo: el pánico lo acompañaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s