Diálogo entre los vírgenes P. y O. I. C., y un experimentado palindromista mexicano en la puerta de un burdel

—Pero… ¿cómo hacemos?

—Sí, enséñanos.

—¿La saga, P.?, ¿neta? Tú pide a tu puta, O. I. C.; ensártala al atrás, necio, a tu puta, e di: “Puta, ten”. Paga, sal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s