La brevedad del bikini (villanela)

A J. D., modelo captada por la cámara
sonriendo entre bastidores de un desfile

Tus pechos me mostrabas
—en foto, por supuesto—
y nunca me los dabas.

Tras un bikini estabas,
mas créeme, soy honesto:
tus pechos me mostrabas.

Muy quietos los dejabas
y su quietud me ha puesto
y nunca me los dabas.

Mi mente la tomabas:
si solo yo me acuesto
tus pechos me mostrabas.

Tus labios los curvabas
dejándomelo enhiesto
y nunca me los dabas.

¿A quién se los guardabas?
Yo sólo aprendí esto:
tus pechos me mostrabas
y nunca me los dabas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s