Diálogo de cazadores, de los cuales uno hubo suerte

Para C. H., que partía del Perú

—Hola, día.

—No mellé bala.

—¿Y liebre han o Mona Herbe?

—Il y a la belle Mona.

—Id al “¡oh!”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s