La luz y el cuerpo

Final de mi paseo nocturno por San Isidro. Salgo a la avenida Javier Prado.

Nunca estoy solo:
si se asoma mi cuerpo,
la luz lo alcanza.