Los ojos de miel

No recuerdas muy bien cómo pasó. El caso es que habías salido de la revista más o menos temprano y decidiste ponerte a caminar y caminando llegaste a Miraflores, a la puerta de una discoteca a la que ya habías ido antes. Es jueves, pero qué diablos, te dijiste, y entraste. Haces cola brevemente, pagas,Sigue leyendo “Los ojos de miel”

Sorpresa de la lluvia en Lima

En esta noche limeña de verano, me encontraba yo trabajando en la computadora y escuchando a Maurice Ravel y a Nirvana alternativamente. Por supuesto, no se oía casi nada del exterior. En eso, puse pausa al reproductor y percibí un sonido de goteo y un aroma delicioso. Me asomé a la ventana. De madrugada, de laSigue leyendo “Sorpresa de la lluvia en Lima”

Diálogo de la sensatez y el mercenario (escena de la vida laboral del siglo XXI temprano)

El mercenario nocturno sentía la materia tras de su ojo derecho. A lo lejos, la sensatez lo ve, se le aproxima, le pregunta: —¿Renuncias a la noche y a todas sus obras? Y el mercenario: —Sí, renuncio.

Surgimiento del símbolo en medio de la noche

Javier dice: alvarito Javier dice: tirame una enhe, por favor Alvaro dice: ñ Alvaro dice: ja! Alvaro dice: tan mal está el teclñado Javier dice: gracias! Alvaro dice: sí pues… estás en otro mundo Alvaro dice: hombre, qué buena esta, en serio, de pedir una ñ desde los EEUU Javier dice: es que acabo deSigue leyendo “Surgimiento del símbolo en medio de la noche”

Ella o yo. Escena nocturna

Era de noche, yo ya quería acostarme. Me quité el polo, lo puse sobre la cama y lo empecé a doblar, para guardarlo. Entonces vi que ella se movía. Fue un movimiento muy fugaz, pero aun así pude percibirlo. No quería que yo la viera, así que se movió apenas un segundo sobre la líneaSigue leyendo “Ella o yo. Escena nocturna”