Nocturno agitado. Cuatro escenas pequinesas con coda limeña

Pekín y Lima tienen seguramente muy poco en común; como, por ejemplo, el hecho de que ambas ciudades viven en mí en estos días: una pues porque en fin; y la otra, pues por la TV. Por ejemplo, de noche, anteayer. 1 Veía yo de madrugada la competencia de ciclismo BMX -que es una especieSigue leyendo “Nocturno agitado. Cuatro escenas pequinesas con coda limeña”

Las pesas de la vida. Relato pequinés

Confieso que he amado mujeres más fuertes que yo. Tenían cuatro o seis veces mis brazos, y levantaban hasta más de dos veces mi peso, pero no me importó: aprendí a quererlas. No recuerdo qué día fue de esta semana, sólo recuerdo que era ya bien entrada la noche, y que estaba viendo la gimnasiaSigue leyendo “Las pesas de la vida. Relato pequinés”

Pekín, Georgia

Acabo de responder la carta de un amigo sobre las diferencias que tenemos alrededor del nombre de la olímpicamente mentada capital china. Tras enviar mi respuesta, pensé que no estaría de más compartirla con todos ustedes. Aquí la tienen: «Hola Fernando! Gracias por la carta. No te pude responder antes porque estaba con el sesoSigue leyendo “Pekín, Georgia”