El futbolista y el parlamentario: lecciones de Rusia 2018 para Perú 2021

Julio es un mes que me gusta mucho: no solo es el mes del día nacional del Perú, sino también de Francia, un país que quiero y admiro mucho, a pesar de los graves problemas que enfrenta, como cualquier otro país. Julio es así un mes excelente para celebrar la riqueza de ambos países, y también para compararlos, a fin de descubrir qué cosas andan bien y mal en ambos lados.

Comparemos por ejemplo dos discursos recientes. ¿Qué tal los de un futbolista francés y un parlamentario peruano? Un congresista debe ser más sabio y articulado que un futbolista, ¿cierto? Veamos.

El futbolista francés de ascendencia guineana Paul Pogba dijo en casi perfecto español lo siguiente sobre el equipo peruano, al que venía de vencer el 21 de junio en el mundial de Rusia:  Dime más

La selección peruana de fútbol: hitos de una historia

¿Una historia de la selección peruana de fútbol? ¿Que incluya momentos sabrosos como la victoria sobre Francia en el amistoso de París de 1982 con gol de Juan Carlos Oblitas? ¿O la goleada que le dimos a Chile en el Clásico del Pacífico de 1995 en Lima, con tres goles de Maestri y otros tres de Baroni? ¿O aquella aventura peruano-chilena del All Pacific que se paseó por Europa entre 1933 y 1934? No, mejor ciñámonos por ahora a recordar algunos partidos y competencias oficiales fundamentales para la historia de la Blanquirroja.

1927, el inicio

El 1 de noviembre de 1927, la selección peruana de fútbol masculino pisó una cancha por primera vez de manera oficial, para enfrentar a Uruguay. Ocurrió en Lima, en el Campeonato Sudamericano, torneo que hoy llamamos Copa América. Perú fue el anfitrión de aquel campeonato, y aunque no nos fue bien (vencimos a Bolivia, y Uruguay y Argentina nos golearon), es una fecha que merece recordarse como el debut del equipo que ya era blanquirrojo, aunque todavía no vestía su inconfundible franja.  Dime más

Tarapoto, listo

La vida puede verse como una lista de tareas que se tienen que hacer. Es una forma de matar el tiempo para tener la ilusión de que controlamos cómo este se nos escapa, con la ventaja adicional de que al mantenernos ocupados evitamos el ocio filosófico que nos llevaría a evaluar qué estamos haciendo con esa vida que preferimos compartimentar en tareas en vez de verla como una totalidad. Quizá por eso solemos usar nuestras vacaciones y feriados en viajes a lugares llamados turísticos, donde, como la palabra misma indica, damos vueltas de un lado a otro recorriendo atracciones naturales o culturales que se supone que son atractivas y que por eso las tenemos que ver, actividad que nos mantiene literalmente entretenidos entre un sitio y otro, sin opción a tenernos a nosotros mismos frente a la pregunta fundamental por el ser de nuestras vidas, esos ríos que van a dar a una mar no turística.  Dime más

Gossip, o de la importancia de recuperar la vida cuando se la está perdiendo

Desde Lima, esto es… Radio Alsicú, transmitiendo vía web para los lectores y oyentes que generosamente nos siguen.

Hoy miércoles daremos una pequeña vuelta en nuestro especial en apoyo a la campaña de #NiUnaMenos esta semana. Ya estuvo bueno de temas expresamente sobre violencia contra la mujer por dos días; ahora presentamos «Standing in the Way of Control», del disco homónimo del 2006 de la desaparecida banda Gossip.

«Standing in the Way of Control» puede ser muchas cosas. Puede ser una canción de rebeldía adolescente contra la autoridad paterna en busca de la propia identidad; puede ser una declaración existencial de afirmación del individuo en una sociedad alienante; puede ser también —como al parecer dijo la cantautora Beth Ditto, una «lesbiana gorda y feminista de Arkansas»— una protesta contra los intentos del gobierno de controlar con quién se casa uno.

¿Dije que la canción puede ser muchas cosas? Mentí. Si reparamos en la letra, si nos perdemos en la estética web 1.0 del video —y recordamos que se hizo ya en la era 2.0—, si en la pausa que se inicia luego del minuto dos sentimos el gemido de la cantante crecer y estallar y animarnos a vivir nuestras vidas como mejor podamos, veremos que Beth Ditto canta una sola cosa: la vida se nos va, y a nosotros toca permitir que alguien se la lleve o tomarla y vivirla. Y en un país como el Perú, donde alrededor del 70 % de las mujeres dice haber sufrido alguna vez violencia psicológica o verbal de sus parejas, es fundamental aprender a recuperar la vida.

Escuchemos.

Lima, entre la civilización y la barbarie

Antigua flecha de tránsito en San Isidro, Lima.

En sus orígenes, Lima era un centro de alta civilización. Pongamos la mirada en la época prehispánica y veremos templos, centros administrativos, caminos y acequias que atestiguan poblaciones complejas, cuyo trabajo permitió el surgimiento de haciendas durante el Virreinato y, en último término, de los distritos de la Lima actual. Pongamos luego la mirada en la época hispánica y encontraremos en Lima la primera universidad de América y la primera imprenta de Sudamérica, solo por darnos una idea de la importancia de la capital peruana como centro político, económico, eclesiástico y cultural en Sudamérica durante los años virreinales. Incluso podríamos mirar nuestro primer siglo republicano y encontraremos entre Lima y el Callao una de las primeras líneas férreas de Sudamérica, por ejemplo.  Cuéntame más

Somos libres, seámoslo siempre

Hola, Perú, felicidades: 193 años de República no los cumple cualquiera así no más. Estás maltratadón, sí, pero bien que conservas tu encanto, tus contradicciones, tu hálito fantástico, folclórico, exótico, tu vocación dramática y fascinadora. ¿Quién eres? Canté tu himno en las mañanas escolares hace tanto tiempo, con frío de agosto, con calor de marzo, tanto tiempo, te decía, que quizá he olvidado algo en qué consistía la emoción que sentíamos al cantarlo. ¿Qué decía? Decía, me parece, que había algo tan bueno que había que conservarlo siempre. Ven conmigo, ayúdame a recordar algunas cosas al vuelo.  Alvarimás