El futbolista y el parlamentario: lecciones de Rusia 2018 para Perú 2021

Julio es un mes que me gusta mucho: no solo es el mes del día nacional del Perú, sino también de Francia, un país que quiero y admiro mucho, a pesar de los graves problemas que enfrenta, como cualquier otro país. Julio es así un mes excelente para celebrar la riqueza de ambos países, y también para compararlos, a fin de descubrir qué cosas andan bien y mal en ambos lados.

Comparemos por ejemplo dos discursos recientes. ¿Qué tal los de un futbolista francés y un parlamentario peruano? Un congresista debe ser más sabio y articulado que un futbolista, ¿cierto? Veamos.

El futbolista francés de ascendencia guineana Paul Pogba dijo en casi perfecto español lo siguiente sobre el equipo peruano, al que venía de vencer el 21 de junio en el mundial de Rusia:  Dime más

O tetracampeão!

Brasil 2014-07-13_Alemania campeon_copa_Maracana

Venga un puñado de impresiones luego de la final de Brasil 2014.

Qué alivio no ser futbolista: no podría andar con los brazos todos tatuados.

¿Cómo se hizo esa herida Schweinsteiger, acaso tan punzante es un manazo?

Qué guapas las novias de los alemanes. Así cualquiera campeona.

¿Qué hay en un apellido impronunciable o en una cacería de animales? Si se apellidara Pérez o fuera ecologista, aquella a quien llamamos Axelle sería igual de hermosa.

Messi no fue el mejor jugador del mundial, ni ninguno. Éste no ha sido un mundial de estrellas, sino de equipos. Y el mejor de todos fue el que campeonó.

Notable lo de Argentina, que no fue sólo Messi. El triunfo alemán era lógico, pero los albicelestes podrían habérsela llevado también.

Los gobiernos podrán refaccionar o construir estadios mal, a destiempo y con poco criterio, incluso deshonestamente; los árbitros podrán malograr partidos; los manifestantes e hinchas podrán saltar a la cancha; la televisión podrá empecinarse en ocultarlos; los jugadores podrán morderse entre sí; y la FIFA podrá morder a la equidad y a los bolsillos de los empresarios. Pero lo que quedará en pie, siquiera en el largo plazo y de vez en cuando, es ver el juego asociado y propositivo salir triunfante. Gracias, Alemania.

#FueraBurga

Finalmente, esperemos que para el 2018 Rusia no ande invadiendo vecinos ni en Tierra Santa haya ping-pong de misiles.

También esperemos que en los próximos mundiales veamos en las ceremonias de inauguración y clausura cada vez menos pitbulls y más artistas como éstos.

Hasta luego.

Imagen destacada: Fotografía tomada del ‘Daily Mail‘.