El día acaba ya, ¿qué te ha traído?

Para J. Z., por su reciente cumpleaños

El día acaba ya, ¿qué te ha traído?
Un año que muy nuevo pareciera,
otra oportunidad, otra primera
chance de renovar cuanto se ha ido.

Los muchos años, todo lo vivido
lo puedes contemplar hoy a la vera
de este camino ignoto que te espera.
Puedes voltear atrás a lo que ha sido.

Puedes voltear atrás y descubrir que
cuanto ya recorriste quede mudo,
sin que haya nada nuevo por decirte.

Puedes mirar al frente, a donde se
prolonga este camino, quizá rudo,
con quietud escuchar, y luego irte.

Reescribiendo a Bob Dylan: La canción del viento

Versión 1, soneto

Como el hombre que recorre su vida
sin idea de que esta acaba ya.
Como ave que volando la medida
del océano se muere por allá.

Como balas volando en primavera
año tras año, en todos por igual.
Como un acantilado en espera
de que el oleaje lo engulla hasta el final.

Como fatigadas generaciones
de gente sin gozar de libertad.
Como las irrealizadas acciones
contra alguna omnipresente atrocidad.

Así también, mi amigo, el viento canta
una canción cuyo sonido espanta. Dime más

Doble ocaso en Tatooine (canta Luke Skywalker)

Luke Skywalker (Mark Hamill) contempla la puesta de los dos soles de Tatooine. Fotograma de Star Wars, episodio 4 (1977).

A veces ya no puedo con el día.
Me aburre transcurrir sin altercado,
chequear condensadores lado a lado,
hacerle los recados a mi tía.

Me aburre ya esta arena en demasía.
Me aburren los androides que he comprado.
Me aburre pulular sin otro hado
que verme una vez más sin osadía.

Entonces salgo al filo de la noche
a donde nadie nadie pueda verme
este desasosiego en que me encuentro;

a donde el doble ocaso no reproche
el mío en esta hora en que no duerme
el ansia que me come por adentro.

Puta negra sobre cliente franco

A la manera de César Vallejo 

Para mi amigo D. P., que me obsequió el primer verso

Me moriré en Callao, en Trocadero,
+++buscando alguna puta que me atienda.
+++Me moriré buscando la contienda
+++en que mi ansia dé con asidero.
Ella dirá: —Hoy eres el primero.
+++Y yo: —Señora, no se desentienda,
+++que a la sazón no hallo la molienda
+++do trabajar mi grano pajarero.
Me montará muy luego la señora,
+++se moverán sus pechos en el aire,
+++discurrirá penúltima mi hora.
Contemplaré en la puerta algún ataire,
+++y exhalaré la paz que se atesora
+++en el rendido fin, ya sin donaire.

Escrito siguiendo la sugerencia del día de NaPoWriMo.

I Wish I Smelt Jasmines Giving Their Greetings

I wish I smelt jasmines giving their greetings
To a dying Sun whose lasting rays are not
The perishable hands of mine that allot
Rough or smooth as clear sensations to all things.

Those rays are accurate spears hurting a lot
The sight of men as well as the air that brings
To every being a powerful touch which swings
The tallest trees, carries birds, reaches the thought.

I’ve been told the wind speaks the obscure language
Of a bird that tastes a car screeching, of beings
Giving a hard-working lifetime in exchange.

It may be true: I heard the leaves rustling and
Stopped; it was the Earth giving me courage
Not to notice light, but the jasmines’ scent band.