Agradecimiento y saludo en los 37 años de mi edad (villanela con variante)

Sin nada que decir sino las gracias
+++por todos los saludos que me dieron,
+++me adentro en otro año de mi vida.
Algunos me pagaron la bebida.
+++Otros, muchos mensajes me escribieron.
+++Sin nada que decir sino las gracias.
El año se me fue sin más desgracias
+++que algunas chances más que se me fueron.
+++Me adentro en otro año de mi vida.
Mas siéntome en novísima partida.
+++Quiero ser como aquellos que murieron
+++sin nada que decir sino las gracias.
Un ramo yo me haré con las acacias.
+++Con cuanto encontraré y lo que me dieron,
+++me adentro en otro año de mi vida.
Algo iba yo a decir que se me olvida…
+++quizá en alguna parte lo leyeron.
+++Sin nada que decir sino las gracias,
+++me adentro en otro año de mi vida.

La esquina

De madrugada, en San Isidro, recorro una calle. Me detengo y volteo a la izquierda. Veo una esquina, quizá de adobe. Lo que había detrás de aquel muro debe haber desaparecido. Sin embargo, algo sigue presente.

En una esquina
nadie, nadie pasa ya,
sólo el tiempo.

En una esquina nadie, nadie pasa ya, sólo el tiempo. #SanIsidro

A post shared by Álvaro Sialer Cuevas (@instalvar) on

El águila del Camino Real

De madrugada, en el Centro Comercial Camino Real de San Isidro —en la puerta abierta de vidrio, el guardia dormía—, camino por el paseo central hasta llegar a la escultura del águila. No ha cambiado en más de veinte años.

Águila antigua,
esperas a tu presa
una y otra vez.

Águila antigua, esperas a tu presa una y otra vez. #SanIsidro #CCCaminoReal

A post shared by Álvaro Sialer Cuevas (@instalvar) on